¿Artesano, natural, casero? Las etiquetas no mienten

Cada día observamos una mayor preocupación por lo que comemos. Las noticias más recientes, hacen que los consumidores empiecen a cuestionarse qué están comiendo, aumenta la demanda de información sobre las etiquetas y los ingredientes con los que se fabrican.

Los expertos en nutrición recomiendan una alimentación más natural, alimentos frescos, reduciendo la ingesta de alimentos procesados, etc. En definitiva, una vuelta a la dieta mediterránea y a la alimentación más casera. En este contexto, muchos fabricantes de alimentos se suman a esta tendencia y utilizan mensajes atractivos que no siempre son fieles a la realidad.

Así lo afirma uno de los últimos artículos de la OCU relacionado con las alegaciones en las etiquetas de los alimentos, donde se alerta sobre el uso de la palabra “casero”, “artesano” y “natural”, dado que cada vez es más frecuente verla escrita en los envases de muchos productos como reclamo, cuando la realidad es que al mirar los ingredientes de las etiquetas, nos damos cuenta que ese mensaje llega a ser, en muchas ocasiones, una exageración o “media verdad”.

La solución: Leer las etiquetas

Los expertos insisten en su recomendación de que se lean las etiquetas de ingredientes y la información nutricional. Es importante entender que ingredientes se utilizan, si los productos tienen o no aditivos, si llevan números E-s (estabilizantes y conservantes para que el producto dure más tiempo, colorantes para potenciar el color, emulgentes), ...

Cuando se leen los ingredientes, los consumidores se sorprenden al ver algunos de los ingredientes “supuestamente caseros y naturales” que tienen los batidos o zumos para niños, o en las salsas o natas que se usa para cocinar platos de pasta, o también, en los snacks o postres que se consumen a lo largo del día.

Las etiquetas no mienten

Las marcas están obligadas por ley a decir la verdad y declarar en sus etiquetas todos los ingredientes que utilizan. Lo que sucede es que a veces estos listados no siempre están en una zona visible y con un tamaño de letra que facilite su lectura y comprensión.

Por eso, si no lo has hecho hasta ahora, es importante buscar esta información, leer esas etiquetas y comparar entre productos. Sólo de esta manera sabrás si un producto es lo que dice ser: casero, tradicional o 100% natural.

Además, las marcas deberían comprometerse con sus consumidores, utilizando etiquetas “claras” y mensajes “veraces”; nombrando esos aditivos o número E-s que utilizan en sus etiquetados, así como a utilizar tipos de letra con un tamaño que sean fáciles de encontrar en la etiqueta.

Una marca comprometida con lo natural

La marca de Central Lechera Asturiana, propiedad de los ganaderos, tiene el compromiso de ofrecer todos sus productos con ingredientes 100% naturales, naturales de verdad.

En este sentido, la marca está orgullosa de lo que hace y manifiesta su compromiso con los consumidores, con una apuesta clara de tener productos sin E-s. El 98% de los productos de Central Lechera Asturiana que encontraras en el mercado no tienen E-s, ni aditivos artificiales y la marca se compromete a ofrecerte una alternativa natural para el 2% de los productos en los que no lo han conseguido, mientras siguen trabajando para poder eliminarlos.

En esa política de transparencia, ha lanzado sus nuevos envases donde los ingredientes están en el frontal para que sean más visibles, más claros y fáciles de leer. La verdad por delante. Ya no tendrás que buscar por todo el envase la letra pequeña, Central Lechera Asturiana muestra sus etiquetas y su información nutricional bien clara.

Y es que, si por algo se puede definir a esta gran cooperativa fundada por ganaderos es por defender lo natural, productos hechos sólo con ingredientes 100% naturales, sin E-s y etiquetas claras. Para más información, consulta su nueva web: www.centrallecheraasturiana.es